domingo, 28 de diciembre de 2014

HIGIENE. T3: INFECCIONES NOSOCOMIALES. MEDIDAS DE PREVENCIÓN.

INFECCIONES NOSOCOMIALES. MEDIDAS DE PREVENCIÓN

  1. CONCEPTO Y TRASCENDENCIA DE LAS INFECCIONES NOSOCOMIALES

La infección hospitalaria o infección nosocomial (IN) es la enfermedad infecciosa que el paciente adquiere durante su hospitalización y que inicialmente, antes de su ingreso, no tenía, ni en fase clínica ni en periodo de incubación.

Las IN prolongan, la estancia en el hospital de 5 a 10 días, más o menos.

Las IN constituyen uno de los problemas de salud pública más relevantes y trascendentes en los países desarrollados, ya que son causa de morbilidad y mortalidad, que ocasiona elevados costes económicos y sociales.

La frecuencia de aparición de las IN varía de unos hospitales a otros, es mayor en los hospitales grandes (con mayor nº de camas) y en los hospitales universitarios que en los hospitales pequeños (menor nº de camas). Esto se debe a que en los 1º se atiende a pacientes con patologías más graves y se aplican procedimientos diagnósticos y terapéuticos más complejos y agresivos.

La lucha contra las IN comprende las siguientes acciones o estrategias:

  • La vigilancia epidemiológica para determinar la tasa de infección endémica, identificar factores de riesgo y otras características de las IN.
  • La aplicación de medidas de prevención y control, siguiendo las recomendaciones prescritas por el servicio de medicina preventiva.

Los servicios de medicina preventiva son los encargados de realizar los estudios de incidencia o prevalencia, y de recopilar información sobre los niveles y las tasas de IN, ya que estas infecciones son uno de los indicadores de la calidad asistencial en los centros hospitalarios.

El EPINE (Estudio de Prevalencia de las IN en España) es un instrumento de vigilancia que proporciona datos homogéneos, equiparables y contrastables a nivel nacional. Permite la definición de un protocolo común, que garantiza su aplicación en todos los hospitales españoles.

    2.FACTORES DE RIESGO DE LA INFECCIÓN NOSOCOMIAL

A. FACTORES DE RIESGO INTRÍNSECO

  • Las características fisiológicas. Edad, sexo, estado nutricional, estilo de vida,...
  • La situación clínica del paciente. Cuando este padece enfermedades, tales como neoplasias, coma, insuficiencia renal, diabetes, inmunodeficiencia, neutropenia, cirrosis, obesidad, desnutrición, úlceras por presión, enfermedad pulmonar crónica, ..., es más susceptible a padecer una IN.

B. FACTORES DE RIESGO EXTRÍNSECO

Son factores exógenos relacionados con aspectos médicos u hospitalarios, que predisponen al paciente a padecer una posible IN. Se derivan de la actividad propiamente asistencial.

  • La aplicación de técnicas diagnósticas y terapeúticas. Colocación de catéter urinario, catéter vascular, sonda nasogástrica, nutrición parenteral, ventilación mecánica, endoscopias, biopsias, traqueotomía, sedación, intervenciones quirúrgicas,...

  • El tratamiento con antibióticos o con fármacos inmunosupresores (citostáticos, radiactivos, corticoides): Pueden producir resistencias bacterianas y/o una disminución de las defensas del paciente.
    3.ETIOLOGÍA Y CADENA EPIDEMIOLÓGICA DE LAS IN

Según el origen de los microorganismos, las infecciones pueden ser:

  • Endógenas (flora propia): se producen por microoganismos de la flora del propio paciente, cuando se altera el equilibrio entre bacterias saprófitas, que aumentan su virulencia, y las defensas del organismo, que disminuyen.

  • Exógenas (fuente de infección externa): se producen por microorganismos provenientes de una fuente de infección externa al paciente (otros pacientes, personal sanitario, y no sanitario, fómites, etc.).

Por tratarse de enfermedades infecciosas, aunque con características especiales, es posible identificar su cadena epidemiológica con los 3 eslabones de la cadena clásicos: fuente de infección, mecanismos de transmisión y huésped susceptible.

A. RESERVORIO Y FUENTE DE INFECCIÓN

Las fuentes de infección más importantes de las IN son:

  • El ser humano, bien como persona enferma (por la disminución de sus defensas, como consecuencia de la farmacoterapia recibida), o bien como portador asintomático (personal sanitario, no sanitario):

  • Los fómites, que son objetos inanimados (instrumentos, aparatos, materiales, utensilios de aseo, comida, ropa de cama, uniforme del personal sanitarios, etc.) que están en contacto con los pacientes.

B. MECANISMOS DE TRANSMISIÓN

    La transmisión de las IN puede ser:

Directa. Es inmediata y se realiza sin intermediarios ni distancias:

  • Por contacto directo, manos del personal sanitario; es el de mayor trascendencia en el medio hospitalario.
  • Por vía aérea, a través de las gotitas de Pflügge y los núcleos goticulares de Wells, expulsados al hablar, toser o estornudar.
  • Los microorganismos pueden llegar también al aire a partir de ropas contaminadas por la agitación de las mismas.

Indirecta. A través de medicamentos, alimentos, perfusiones, antisépticos, desinfectates, fómites, etc, previamente contaminados, generalmente por gérmenes resistentes.

    C.HUÉSPED SUSCEPTIBLE

Puede ser cualquier paciente que, por sus características inmunológicas, reúna las condiciones idóneas para ser afectada por el agente infeccioso. El riesgo de que pueda padecer una IN depende de:

  • Su propia susceptibilidad a los microorganismos patógenos, que está en función de la edad, el estado nutricional, los hábitos sanitarios, la fatiga, etc.
  • La variación de esa susceptibilidad a causa del tratamiento farmacológico.

4.INFECCIONES NOSOCOMIALES MÁS FRECUENTES Y MEDIDAS DE PREVENCIÓN
A. INFECCIONES DE VÍAS RESPIRATORIAS

Las infecciones respiratorias y, dentro de ellas las neumonías, son las más graves y las que producen mayor tasa de mortalidad. En los últimos EPINE se ha detectado un aumento de su frecuencia, ocupan actualmente el primer puesto de todas las infecciones hospitalarias. Afectan sobre todo a los pacientes de las unidades de vigilancia intensiva, posquirúrgicos, inmunodeprimidos, ...

Otras infecciones de las vías respiratorias bajas, aunque menos frecuentes son las bronquitis, la bronquiolitis, la traqueobronquitis, la traqueítis, ... Los factores de riesgo extrínseco son:

  • Los derivados del uso de los anestésicos.
  • La inhibición del reflejo de la tos y la baja movilidad de la musculatura respiratoria durante la intubación respiratoria.
  • El tratamiento con antibióticos.
  • La intubación orotraqueal.
  • La realización de broncoscopia.
  • La traqueotomía y la ventilación mecánica.

Las medidas de prevención:

  • Lavarse las manos antes y después de atender a un paciente.
  • Emplear sondas estériles y de un solo uso para aspirar las secreciones.
  • Sustituir frecuentemente los humidificadores.
  • Esterilizar los equipos de respiración, nebulización, y broncoscopia.
  • Mantener en correctas condiciones de higiene los circuitos respiratorios.
  • Aplicar tratamientos posturales y fisioterapia respiratoria.
  • Enseñar al paciente a respirar y a eliminar las secreciones.
  • Aplicar técnicas de aislamiento respiratorio cuando sea necesario.

B. INFECCIONES URINARIAS

Constituyen la causa aislada más frecuente de sepsis (septicemia) por bacterias Gram negativas. Producen menos morbilidad y mortalidad que otras infecciones nosocomiales; muchas veces son asintomáticas, por lo que pueden pasar desapercibidas.

Factores de riesgo:

  • Cateterismo vesical.
  • Tratamiento con antibióticos.
  • Susceptibilidad del paciente (edad, sexo, enfermedad, etc.)

La infección urinaria se produce cuando los microorganismos acceden al tracto urinario como consecuencia de:

  • El arrastre mecánico en la inserción de la sonda.
  • La unión de la sonda con el tubo de drenaje.
  • La contaminación de la bolsa recolectora.

Las medidas de prevención frente a las infecciones urinarias:

  • Usar sistemas de drenaje cerrado como principal medida de prevención.
  • Sondar al paciente solo cuando sea imprescindible y mantener el sondaje el menor tiempo posible. Cuando se pueda, utilizar medidas alternativas (pañales, colectores,...)
  • Extremar las medidas de asepsia durante el sondaje, empleando solo material estéril.
  • Antes del sondaje, llevar a cabo la limpieza y desinfección de toda la zona perineal (solución acuosa de povidona yodada).
  • Establecer planes de cuidados que incluyan lavado y desinfección periódicos del meato uretral.
  • Lavarse las manos antes y después de manipular la sonda.
  • Utilizar lubricantes para la inserción de la sonda vesical.
  • Evitar las desconexiones entre la sonda y la bolsa para preservar el circuito cerrado.
  • Fijar la sonda, si fuese necesario, en el muslo o en el abdomen del paciente para evitar los desplazamientos dentro de la uretra.
  • Mantener el flujo urinario descendente, sin obstrucciones (bolsa siempre más baja que la vejiga o bolsas con válvula antirreflujo).
  • Si fuera necesario recoger la orina del paciente sondado, utilizar la zona de la bolsa prevista para ello (desinfectándola previamente y con material estéril), evitando puncionar la sonda vesical.
  • Emplear el dispositivo de vaciamiento que se ubica en su parte inferior para vaciar la bolsa de diuresis.
  • Informar al paciente sondado y educarlo en los autocuidados de higiene.

    C.INFECCIONES DE LA HERIDA QUIRÚRGICA

Son las infecciones que aparecen con mayor frecuencia en las unidades quirúrgicas, donde plantean graves problemas de morbilidad y mortalidad. La frecuencia aumenta en función del tipo de cirugía practicada.

Factores de riesgo exógenos:

  • Sistema de aireación del quirófano (contaminado)
  • Deficiente esterilización del material quirúrgico.
  • Antisépticos contaminados.
  • Preparación inadecuada del paciente.
  • Técnica quirúrgica,...

Factores de riesgo endógenos:

  • Edad, patología del paciente (diabetes, cirrosis, insuficiencia renal, desnutrición, inmunosupresión,...)
  • Hospitalización prolongada
  • Tratamiento preoperatorio prolongado con antibióticos.

Medidas de prevención:

a)PREOPERATORIAS:

  • Preparación higiénica del paciente prequirúrgico (baño completo con jabón antiséptico) y cambio de ropa (pijama o camisón).
  • Rasurado del campo operatorio (depilar con crema depilatoria). Se debe hacer lo más cerca posible de la intervención.
  • Aplicación de antisépticos en la zona del campo operatorio, protegiéndola posteriormente con paños estériles hasta llegar al quirófano.

b)INTRAOPERATORIAS:

  • Extremar en el quirófano las medidas de asepsia (lavado de manos quirúrgico, colocación de calzas, gorro, mascarilla, bata, gafas y guantes).
  • Restringir el acceso a la zona quirúrgica.
  • Utilizar todo tipo de material estéril y cumplir las condiciones de asepsia.
  • Controlar las condiciones ambientales del quirófano.
  • Esterilizar todo el material quirúrgico utilizado y desinfectar todo el aparataje.

c)POSOPERATORIAS:

  • Tratar las heridas en condiciones máximas de asepsia (lavarse las manos, utilizar guantes, mascarilla y material estéril).
  • En las curas de las heridas, tratar primero las no infectadas y, por último, las sépticas (infectadas). Los paquetes de instrumental estéril serán individuales para cada cura.
  • El material utilizado debe limpiarse con gran cuidado antes de ser enviado al servicio de esterilización, para evitar la posible transmisión de enfermedades infecciosas.

D.BACTERIEMIAS

Al igual que las infecciones respiratorias, las bacteriemias han aumentado de forma significativa en el transcurso de los últimos años.

Una gran parte de las bacteriemias son secundarias a focos infecciosos localizados en el tracto urinario, la herida quirúrgica o las vías respiratorias. Hay otras, primarias, en las que se incluyen las asociadas al uso de dispositivos intravasculares.

Las medidas de prevención frente a la bacteriemia están relacionadas con el uso correcto de los dispositivos intravasculares (catéteres intravenosos):

  • El lavado y desinfección de la zona de inserción del catéter.
  • El lavado de manos antes y después de realizar cualquier manipulación del catéter.
  • La utilización de EPI (bata, guantes, mascarilla, gorro).
  • Fijar el catéter y tapar con gasas estériles.
  • La planificación del cuidado y la vigilancia del catéter para detectar precozmente cualquier signo de infección.

E. OTRAS INFECCIONES NOSOCOMIALES

Pueden afectar a diferentes órganos, aparatos y sistemas.

Aparatos afectados y tipos de infección:

  • Digestivo: Gratroenteritis, hepatitis,...
  • Genital: Infección por episotomía.
  • Piel y partes blandas: upp, quemaduras, mastitis, pústula del lactante,...
  • Osteoarticular: Articular, disco intervertebral, osteomielitis,...
  • Ojos, oídos, boca y nariz: Conjuntivitis, otitis, sinusitis, ...
  • Cardiovacular: Flevitis, arteritis, endocarditis, miocarditis, pericarditis,...
  • SNC: Intracraneales, meningitis, abscesos espinales,...
  • Sistémica: Sarampión, parotiditis, rubéola, varicela....


No hay comentarios:

Publicar un comentario